Imprimir esta página

Muñecas para adultos: las novias plásticas que nunca te abandonarán


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

Las muñecas de tamaño natural son cada día más realistas y se venden en todo el mundo como pan caliente. Resultan ser la (o él) amante ideal para quienes  prefieren las fantasías de silicón. Lo único que les falta a estas muñecas es tener alma; porque han sido detalladas en peso, tamaño, textura y todo lo que se necesita para ser el fetiche perfecto.

Mucho ha cambiado desde que las muñecas inflables se inventaron en 1930: ya no son esas criaturas tiesas de hule que había entonces. Las de hoy son objetos de colección y algunas llegan a ser catalogadas como verdaderas piezas de arte.  

Para muchos hombres tímidos las muñecas de látex son la compañía perfecta. Quienes optan por una relación fantasiosa llegan a tener colección, gastan fortunas en guardarropa e invierten largas horas vistiendo y desvistiendo a estas muñecas con mirada de ángel y curvas de infarto.

Las muñecas de tamaño real tienen todo lo que pueda desear un hombre o una mujer para ser feliz. Algunas vienen con genitales intercambiables; los pechos se les mueven naturalmente y el cliente puede elegir el color y tamaño del pezón. Se envían por correo a cualquier parte del mundo y su costo ronda los cien mil pesos mexicanos (8 mil dólares) más gastos de envió. 

Las llamadas “muñecas del amor” se venden a través de catálogos en línea que ofrecen medidas exactas, color de ojos, tono de piel, corte de cabello y hasta tipo de sonrisa. Son tan realistas que incluyen vello genital y las que emulan a una fémina vienen con orificio anal y vaginal. Los ejemplares masculinos se venden con pene erecto. 

Cada una de las novias plásticas necesita más de 100 horas de trabajo artesanal. Diseñadores y escultores especializados se encargan de modelar cuerpos y caras de cada ejemplar que va a producirse en serie. El silicón se monta sobre un esqueleto articulado para que puedan realizar todas las posturas del Kama Sutra.

En los últimos años la práctica de adquirir muñecas que casi parecen de verdad ha aumentado considerablemente. El argumento principal es que una muñeca no lastimará tus sentimientos. Los que compran estos juguetes aseguran que son un antídoto para la soledad. También hacen que el poseedor se sienta seguro al estar con muñecos que no transmitirán enfermedades y que nunca lastimaran sus sentimientos o lo abandonarán. (@ElAngelopolita)

PUBLICADO: a las 22:09 del 13 de Julio de 2014
LEÍDO 22664 veces




COMENTA