Una manera científica de cortar pasteles


Por  Emilio Lino Chávez

Valora este artículo
(0 votos)

A todos nos gusta un pedazo de pastel post-cumpleaños. Es de noche y la idea de inspeccionar el refrigerador se hace cada vez más convincente. Abres la puerta y ves ese trozo que recuerda a una gráfica circular. Cortas un triángulo más y la gráfica se hace más chica. Un lado es húmedo y suave, pero el otro está ahora reseco. El matemático científico inglés Francis Galton confrontó este problema; y siendo él un fanático de la hora del té, ideó la mejor manera de cortar un pastel basándose en la ciencia.

Galton fue una de las mejores mentes del siglo XIX. Analizó por primera vez las huellas digitales, inventó una buena parte de la estadística moderna, el pronóstico del clima, descubrió la sinestesia y curiosamente era primo de Darwin. 

Desde niño dio muestras de ser prodigioso, aprendiendo a leer a los dos años, hablar latín y griego a los seis y leer libros adultos a los nueve. Hizo todo esto gracias a varias dotes, pero específicamente gracias a su mentalidad obsesiva. Como él mismo dijo: Casi todos los hombres que cambian el mundo tienen una sola idea que los obsesiona a un punto relativamente cercano a la locura.

Esta obsesión abarcó muchas cosas que iban más allá de sus estudios: meteorología, psicología o incluso la hora del té. Durante toda su carrera intentó encontrar la manera perfecta de hacer una taza de té y falló. Logró sin embargo encontrar la mejor manera de dividir un pastel. 

Este principio fue publicado en la famosa revista científica Nature en 1906 y es la siguiente: primero se quita una franja de pastel justo por en medio, de modo que queda como un letrero de prohibido. Luego se juntan las dos mitades y se repite el proceso pero por en medio y queda una cruz. De esta forma cada nueva rebanada se mantiene suave y se maximiza el potencial gastronómico de tu pastel, gracias a la ciencia. (@ElAngelopolita)

PUBLICADO: a las 21:08 del 09 de Julio de 2014
LEÍDO 2004 veces




COMENTA