Moving Pictures: explora a Rush con un vinil hallado en el bazar de libros usados Destacado


Por  Rolando Lino Mina

Valora este artículo
(0 votos)

Grandes tesoros pueden hallarse a varios metros bajo tierra o en el estante de un local donde se venden artículos usados

En uno de tantos bazares que ofrecen libros de segunda mano en el centro de Puebla (México), encontré un tesoro de música contemporánea. “Moving Pictures” de la banda canadiense Rush, estaba ahí entre una increíble variedad de viniles (aquellos discos que llaman “Long Plays” (LP) y se escuchan con aguja de diamante a 33 revoluciones por minuto). 

Tenía las huellas del uso rudo que recibió en sus 33 años de vida (de alguna forma es alentador notar eso). Afortunadamente el disco no presentaba rayones importantes y se puede escuchar sin brincos. 

La cubierta es iconica en la cultura occidental, dado el gran impacto generado por la música que enfunda. Muestra a un grupo de trabajadores que están moviendo pinturas (moving pictures), ante la tristeza de quienes seguramente acaban de perderlas. Pero en el reverso, una toma abierta deja ver que se trata de la filmación de una película (moving pictures).

Las obras que están desalojando son interesantes. Los “Perros Jugando al Póker”, del ilustrador Cassius Marcellus Coolidge (inventor de esas imágenes gigantes que tienen un hueco ovalado en el rostro de algún personaje, para que pongas ahí la cara y te tomes una foto). La segunda pintura que se está moviendo representa a Juana de Arco al momento de ser quemada, el 30 de mayo de 1431. 

La tercera imagen en movimiento, evoca lo que se considera la primera obra maestra de Rush: el álbum “2112” (de 1976). 

“Moving Pictures” marca el final de una etapa en la trayectoria de Rush, donde se concentra buena parte de su mejor trabajo creativo: “2112”, “A Farewell to Kings” (1977), “Hemispheres” (1978) y “Permanent Waves” (1980). 

En lo musical, bueno, lo mejor es escucharlo ahora mismo. Comenzando con la imponente abridora “Tom Sawyer”, y de ahí seguirse de frente con este álbum de alto flujo (por eso comprendo el uso rudo, en mi pieza de vinil).

Red Barchetta” (segundo track) te mete de lleno en el contenido. Describe el viaje a bordo de un antiguo auto de alta velocidad, en una época futurista donde se han prohibido esta clase de coches. Sigue la instrumental “YYZ”, cuyo ritmo se basa en el código morse de estas letras que identifican al aeropuerto de Toronto (ciudad donde Rush se formó). 

Intensa y potente, “Limelight” refiere la pérdida de vida privada cuando te encuentras bajo los reflectores de la fama. En “The Camera Eye” el álbum ya está en su meseta; viajando por Nueva York y Londres. Este tema prefigura el gran peso que los sintetizadores tendrán en el Rush de los años 80.

En palabras del autor de la letra de “Witch Hunt” (el baterista Neil Peart), el penúltimo tema del álbum describe –en letras y música- “cómo el miedo alimenta la mentalidad de las masas”. 

Los 40 fascinantes minutos de “Moving Pictures” concluyen con “Vital Signs”. Otro tema que con su aroma a reggae y sintetizadores anuncia que Rush habrá de ir en otra dirección. Un final preciso.

No más. Un trozo de vinil y dos fundas de cartón pueden generar una reflexión abisal. Creación que atañe a cualquier humano en Toronto, Nueva York, Londres o Puebla. (@ElAngelopolita)

PUBLICADO: a las 21:42 del 24 de Junio de 2014
LEÍDO 2309 veces




COMENTA