Los Doctores Apapachos utilizan la risa como medicina en los hospitales de Puebla Destacado


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

Los Doctores Apapachos recorren los hospitales poblanos para robar sonrisas a las niñas y niños que se encuentran internados.  Al estilo Patch Adams procuran ánimo y muchos apapachos, cuidando estrictas normas hospitalarias y de risoterapia.

Muchos de sus pacientes se encuentran enfrentando enfermedades terminales, cánceres, intervenciones quirúrgicas o tratamientos para diversos tipos de discapacidad. Pero bajo el lema “si ayudas a un niño a reír, lo estás ayudando a vivir”, nunca pierden la fortaleza. 

Y no parece tarea sencilla hacer reír a quien está pasado por un momento difícil. Por eso, la organización se encarga de capacitar a las personas que se ponen las narices rojas, no solo para tratar de llevar alegría; sino también para cumplir todos los protocolos de seguridad, higiene, salud e incluso ética que requiere un show artístico hospitalario.

Los doctores apapacho no realizan ningún acto terapéutico o de atención médica. Su objetivo es “aligerar el dolor de la enfermedad del niño o la niña acompañándoles desde el humor y la creatividad”. Al mal momento bueno cara dicen por ahí: los Doctores Apapachos recuerdan que en cualquier momento de espera, podemos disfrutar de unos buenos chistes y hacer más llevadera la estancia hospitalaria.

“Los Doctores Apapachos vamos al Hospital del Niño Poblano, todos los miércoles y seguimos un orden muy minucioso para visitar a los pequeños... Iniciamos siempre con los que tienen más bajas defensas y terminamos con los que tienen algún padecimiento infeccioso. Siempre cuidamos que los niños no corran riesgos”, comenta la organización en su página de facebook

Si no puedes ir a ver payasos, los payasos van a ti. Para los niños que se encuentran en San Alejandro o el Hospital del Niño Poblano los días pueden ser un poco más llevaderos con la visita de estos especialistas en alegría. Son tan profesionales que saben adaptar su show a las necesidades de cada paciente con capacidad especial.

Los Doctores Apapachos llevan 6 años en esta labor y cuentan 13 artistas para realizar sus visitas “habitación por habitación, niño por niño” según comenta la Doctorchita, la que nunca se marchita. ¿Y quién quiere una lectura de bola mágica con la Doctora Titina? Aunque la Doctora Titina nunca le atina, te hará olvidar los problemas aunque sea un instante.

Las visitas son llevadas a cabo en hospitales públicos, como los ya mencionados Hospital del Niño Poblano y Hospital de San Alejandro; así como en el Hospital de Traumatología y Ortopedia, e ISSSTE San Manuel. La meta del grupo es llenar todos los hospitales poblanos con Apapachos.

La labor de los Doctores Apapachos no tiene costo económico para los hospitales o las familias de los niños. Se financia gracias a patrocinadores que consigue la organización. Como se trata de una actividad que requiere formación y dedicación, los doctores apapachos reciben una retribución por éstas visitas que son pagadas a través de los donativos. (@ElAngelopolita)

PUBLICADO: a las 11:29 del 14 de Julio de 2014
LEÍDO 3460 veces




COMENTA