Las Vacas Sagradas: el famoso mito que regula paladares


Por  Rolando Lino Mina

Valora este artículo
(0 votos)

Dicen que cuando a un niño citadino le preguntas “¿de dónde viene la leche?” es muy probable que te responda: “de la caja”. Afortunadamente casi todos los envases de este producto –incluyendo los que contienen leche sintética o “fórmula láctea”-  muestran la imagen de una vaca.

Ya desde maternal o preescolar a los pequeños les enseñan en fotos cómo son estos bovinos, y también les instruyen acerca de cómo suena el típico mugido. Esas referencias les serán de gran utilidad cuando se encuentren a las vacas en algún cuento de Juan Rulfo (“Es que somos muy pobres”) o en la famosa portada del álbum de Pink Floyd (“Atom Heart Mother”).

Pero hay algo más. Una historia acerca de estos bovinos de ojos tiernos, que es vox populi en prácticamente todo el mundo: que las vacas son sagradas en La India y por ello nadie se las come en dicho país

India cuenta con unos 180 millones de habitantes vacunos. Una amiga que pasó un largo periodo en esas tierras me contó que a los cebúes se les puede ver caminando por la calles –o incluso por grandes avenidas- sin temor a sufrir agresiones. A los bovinos nadie se atreve a molestarlos y suelen morir en paz cuando llegan a viejos. 

En 1985, el antropólogo estadounidense Marvin Harris –desarrollador del materialismo cultural- publicó su obra “Bueno para comer: enigmas de alimentación y cultura”. En este trabajo, Harris hace referencia al “más célebre de los hábitos alimenticios irracionales”, que es de hecho la prohibición de sacrificar y consumir carne bovina  en La India.

“El rechazo de la carne de vaca debido a las creencias hindúes es lo que constituye el enigma, no la respuesta. La religión ha influido en las costumbres dietéticas de la India, pero éstas han influido todavía más sobre la religión”, señala el científico. 

La protección a los bovinos no siempre fue importante en el hinduismo. Durante el período de los vedas (entre 1800 y 800 a. C) solía consumirse carne de vaca; pero la población humana aumentó y la bovina decreció, los bosques disminuyeron y la carne finalmente escaseó. Los pobres enflaquecían hasta morir de desnutrición, pero los brahmanes engordaban

Si se prohibía el consumo de carne, entonces aumentaba la explotación agrícola y lechera del ganado, y por tanto los campesinos se alimentaban mejor. Las vacas eran entonces más valiosas pariendo bueyes para jalar el arado, que asándose a la parrilla. Así que desde el siglo V a. C la vaca es una animal consagrado, en el que habitan unos 330 millones de dioses y diosas. 

La tradición religiosa india señala que Krishna fue educado en medio de un rebaño de vacas; y a Visnú se le conoce también como Govinda, es decir, “El Vaquero”. En el hinduismo, matar a una vaca es tan grave como asesinar a un brahmán.

Para Marvin Harris, haber generado este conocido tabú evita que en una época de escasez los hindúes se coman a este animal. Siglos atrás, se decidió que siempre convendrá más mantenerlo vivo. 

Y entonces, si las decisiones de estado han llegado a convertirse en tabúes para modificar los hábitos alimenticios de la gente ¿Es posible que esto siga ocurriendo hoy? Quizá muchos lo pensamos cada vez que nos prohíben el colesterol o el azúcar(@ElAngelopolita)  

PUBLICADO: a las 15:50 del 31 de Marzo de 2014
LEÍDO 3586 veces




COMENTA