El Monolito de Tláloc en 10 datos y 10 fotos inolvidables


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

Conocido como “el monolito de Tlálóc”, “el Señor de los Tecomates” o como “Chalchiuhtlicue, la deidad femenina del agua”; esta colosal escultura prehispánica inspira leyendas y mitos. Según algunos relatos antiguos  tiene poderes curativos y produce aguacerazos. 

1.- La escultura prehispánica de cantera gris es conocida popularmente como la representación de "Tláloc: dios de la lluvia"; pero algunos investigadores como Alfredo Chavero la identificaron como "Chalchitlicue, la diosa de los lagos y corrientes de agua".

2.- Tiene una altura de 7 metros y un peso estimado de 167 toneladas.

3.- El monolito se encontraba parcialmente enterrado en donde confluyen dos arroyos; en la Cañada de Santa Clara -cercanías del rancho Tecoac- en San Miguel Coatlinchán (municipio de Texcoco) en el estado de México.

4.- Según una antigua leyenda de Coatlinchan, el monolito fue enterrado en el monte desde el siglo XVI para evitar que fuera destruido por los evangelizadores. Pero al paso de los años, la gente que iba al monte empezó a descubrirla a principios del siglo XIX.

5.- A partir de 1850 se popularizo la visita “Al señor de los Tecomates” llamada así porque esta escultura tiene huecos en forma de jícaras que se llenaban de agua en temporadas de lluvia. Según cuentan algunas leyendas, estas aguas tenían poderes curativos.

6.- En 1964 fue trasladado de San Miguel Coatlinchan, en el Estado de México, con el apoyo del Ejército Mexicano ante la oposición de los pobladores de Coatlinchan.

7.- En la actualidad se encuentra en la esquina de Paseo de la Reforma y Gandhi, en el exterior del Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

 

8.- Para el traslado del monolito se diseñó un remolque especial capaz de soportar más de 200 toneladas. Para tal hazaña el remolque contaba con más de 20 ejes, jalado por dos tractocamiones. 

9.- El 16 de abril de 1964, la escultura prehispánica “la piedra de los Tecomates”, llegó a la Ciudad de México bajo un torrencial aguacero que inundó varias colonias. 

10.- Los habitantes de Coatlinchan despidieron “A la piedra de los Tecomates” con música, cantos, flores  y cohetes. Fue ovacionado por enormes escoltas de capitalinos y habitantes de Coatlinchan, quienes siguieron a Tláloc hasta la madrugada del día 17, a su nueva morada en el Bosque de Chapultepec.

@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 15:39 del 15 de Septiembre de 2015
LEÍDO 2224 veces




COMENTA