Gánsters olvidan las drogas para traficar Geoduck, la "almeja rey"


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

El Geoduck es una almeja de agua salada que se considera un manjar. Es un molusco nativo de América, desde Baja California en México hasta el sur de Alaska

Conocida también como almeja trompa de elefante, es muy apreciada en China, Corea o Japón; donde se llega a pagar hasta 300 dólares por cada una de estas almejas fálicas. 

Geoduck deriva de la palabra nativa gweduc, que en lengua nisqually significa “que cava hondo”. Fue consumido y muy apreciado por los nativos americanos en el océano pacifico.

Estas almejas son muy longevas: pueden vivir más de 100 años y llegan a pesar más de 7 kilos. Se han encontrado algunas verdaderamente gigantescas, con unos 160 años de vida. Las conchas del Geoduck registran el tiempo, dejando un aro o marca por cada año de vida del Geoduck.

Por su sabor y tamaño el Geoduck es considerado el Rey de las Almejas. Sus consumidores aseguran que es un afrodisíaco, no solo por su forma fálica. Investigaciones aseguran que su alto contenido de zinc ayuda a la producción de testosterona. También contiene altos niveles de aminoácidos los cuales desencadenan un aumento de los niveles de hormonas sexuales.

En Estados unidos la comercialización de Geoducks silvestre a gran escala comenzó en 1976. En 1990, se adoptó el método de cultivo. México y Alaska no tienen granjas de Geoduck. 

Por considerársele potente afrodisiaco la carne del Geoduck es muy apreciada en China, Corea y Japón. El 90% de las geoducks producidas en las granjas de Estados unidos se exportan a China y a Hong Kong.

El Geoduck en estado silvestre  busca ser protegido, pero los recolectores ilegales no tiene límites. Especialistas denuncian que de no cuidar la población silvestre de Geoduck podría suceder lo que paso con Haliotis kamtschatkana, otro molusco que era muy abundante y que en la actualidad se encuentra al borde de la extinción.

La preocupación por la pérdida de la población silvestre de Geoduck ha inspirado documentales, reportajes y hasta novelas. Juegos de Conchas: Pícaros, contrabandistas y la caza del regalo de la naturaleza es una novela basada en hechos reales cuya trama se desarrolla en las bahías de Puget Sound (Estado de Washington, Estados Unidos). Este thriller (Shell Games: Rogues, Smugglers, and the Hunt for Nature's Bounty) es la historia verdadera de unos detectives comprometidos a salvar al Geoduck.

Juegos de Conchas es el primer libro de Craig Welch. Welch es un periodista y detective ambiental ganador del premio del Seattle Times.

Esperemos que las altas ganancias que genera el Geoduck permita que el rey de las almejas sobreviva para generaciones futuras.

@ElAngelopolita

 

PUBLICADO: a las 16:28 del 23 de Julio de 2015
LEÍDO 3513 veces




COMENTA