Tiburones de Ixtapaluca: arriesgan la vida para desazolvar y evitar inundaciones


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

Tiburones de Ixtapaluca es un grupo especializado en tareas de desazolve. Diez personas conforman a Los Tiburones y son responsables de evitar inundaciones en el referido municipio mexiquense (donde habitan cerca de medio millón de personas).

La gente cree que con solo jalar la cadena de su sanitario por obra de magia se van a ir los desechos, pero para que eso suceda Los Tiburones son los encargados de desazolvar el drenaje profundo y es importante que las personas conozcan quién hace el trabajo sucio”, comenta Pablo Antonio Martínez (de 36 años), miembro de la agrupación. 

El municipio de Ixtapaluca es una zona montañosa con diversos arroyos, condición que eleva el riesgo de inundaciones. Por esa razón el Organismo Descentralizado de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Odapas) echa mano –desde hace 18 años- de Los Tiburones para dar mantenimiento a los 14 cárcamos (contenedores) y las redes hidráulicas que conforman el sistema. 

Tan solo en 2014 retiraron más de 7 mil 500 toneladas de basura. A diferencia de los buzos de aguas negras, Los Tiburones no utilizan equipo especializado. Mascarilla, pantaloneta, casco, guantes, lentes protectores, arneses y líneas de vida son sus principales accesorios. 

Cada tiburón gana 3 mil 500 pesos a la quincena (unos 450 dólares al mes). Trabajan de 8 de la mañana a las 5 de la tarde, y cada día retiran unos 12 metros cúbicos de desechos. 

“El personal se divide en varias etapas en el transcurso del día, ya que en el fondo del cárcamo existen gases que pudieran perjudicarlos entonces vamos rotando a la gente por lapsos de una hora. Es exclusivamente a mano su trabajo porque no hay forma de poder ingresar al fondo algún equipo de maquinaria que nos pudiera ayudar", explica el jefe de Cárcamos y Plantas de Tratamiento del Odapas, Pablo Martínez.

Pedro Pérez (de 37 años) es el actual líder de Los Tiburones. Acerca de su trabajo expresa: “somos un grupo unido y tenemos la disposición de cuidarnos entre nosotros. A veces estamos a 20 metros de profundidad y los de arriba deben estar pendientes de que no nos caiga nada encima”.

Sobre el olor del drenaje don Pedro señala que uno termina por acostumbrarse, aunque el resto del mundo siempre percibe de dónde viene uno. “En cuanto regreso de trabajar mi mujer me dice: 'sabes que tienes que pasar directo a bañarte, ya está todo listo'. Y ni modo, es llegar a quitarse la peste antes que cualquier cosa", expresa don Pedro.

Con información de El Universal y TV Notas

@ElAngelopolita

 

PUBLICADO: a las 18:45 del 14 de Abril de 2015
LEÍDO 2263 veces




COMENTA