Misteriosos cráteres siberianos enmudecen a la ciencia


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

No hay explicación científica definitiva por el momento. El misterio de los cráteres que se abren repentinamente en Siberia ha crecido después de que científicos encontraron otros cuatro utilizando tecnología satelital. El equipo que ha realizado los descubrimientos considera que quizá existan 30 más en la región

En Rusia y otros países del mundo los científicos discuten varias teorías, pero ninguna es concluyente. Algunos creen que el calentamiento global estaría descongelando el permafrost (capa de hielo permanente en las regiones demasiado frías) donde habría fuertes concentraciones de metano.

Varios especialistas ya vislumbran que de confirmarse esta teoría, el fenómeno podría incluso acelerar el calentamiento global

El primer foso apareció en julio del año pasado. Un video (que hoy se sigue discutiendo en internet) publicado el 10 de julio señalaba que el foso estaba situado a unos 30 kilómetros de la localidad de Bovanenkovo, y su tamaño era tan grande que “se podía bajar a en varios Mi-8 (modelo de helicóptero de grandes dimensiones) sin miedo a chocar contra algo”. 

Tras la revelación, un equipo de investigación compuesto por científicos especializados se dirigió a la zona del hallazgo en la Región Autónoma de Yamal-Nenets.

Un diputado del parlamento siberiano, Mihalil Lapsui, dijo al diario Siberian Times que había sobrevolado la zona del primero de los dos fosos que se reportaron. 

“Lo sobrevolé en helicóptero el sábado 19 de julio. Tiene un diámetro de unos 15 metros. Hay tierra incluso a su alrededor como si hubiese habido una explosión subterránea”, dijo.

"De acuerdo a residentes locales, se habría formado otro el 27 de septiembre de 2013", señaló. Pero los informantes no coinciden: algunos aseguran haber visto una explosión y humo; pero otros dicen que observaron la caída de un cuerpo celeste.

El segundo cráter, de unos 4 metros de diámetros y de entre 60 y 100 metros de profundidad, está en la Península de Taimyr. Fue hallado accidentalmente por pastores locales.

Un equipo de científicos del Instituto de la Criósfera de la Academia de Ciencias de Rusia y del Centro de Investigación del Ártico se desplazó a la región y sacó sus primeras conclusiones. Las especulaciones son diversas: algunos expertos son más propensos a creer que el extraño fenómeno se debe a la caída de un meteoro. “En todo caso, hay que estudiar el lugar, examinar si hay algunos residuos, materia fusionada, etc.”, señaló un vocero.

“Los investigadores apuntan a que el foso siberiano pudo haberse formado por una explosión debida a la acumulación de gas de esquisto bajo tierra”, señaló el sitio RT.

Dos de los fosos recién descubiertos se convirtieron en lagos. El cráter hoy bautizado como B2 es hoy un lago rodeado por 20 cráteres más pequeños. "Al estudiar las imágenes de satélite encontramos que inicialmente ahí no había ni cráteres ni un lago. Algunos cráteres aparecieron y posteriormente lo hicieron varios más. Después, supongo, se llenaron con agua",  explicó Vasily Bogoyávlenski, subdirector del Instituto de Investigación de Petróleo y Gas de Moscú.

El hecho es que no se trata de un fenómeno aislado. Por ello los especialistas rusos ya hicieron un llamado urgente a la comunidad científica del mundo para descifrar el fenómeno y prever si seguirá repitiéndose

Pero hasta el momento, no existe consenso en la comunidad científica para determinar cómo se formaron estos cráteres.

@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 10:47 del 26 de Febrero de 2015
LEÍDO 2418 veces




COMENTA