Sueños y motivaciones de quienes desean ser los primeros colonizadores de Marte


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

Ha sido descrita como una misión suicida que está condenada al fracaso. A pesar del riesgo, 100 personas han sido preseleccionados para la misión Mars One, que pretende enviar seres humanos a vivir en el Planeta Rojo.

La mayoría de los 100 solicitantes  provienen de los Estados Unidos, 31 proceden de Europa, 16 de Asia, siete de África y siete de Australia.

Hannah Earnshaw (23 años) estudiante de doctorado en astronomía en la Universidad de Durham se encuentra entre los aspirantes británicos. Sus intereses incluyen la escalada, el senderismo y la astronomía.

“La exploración espacial humana siempre me ha interesado por lo que la oportunidad de ser una de las personas involucradas fue realmente atractivo. El futuro de la humanidad está en el espacio”, declara Earnshaw.

Los valientes preseleccionados aseguran que a pesar de proyectarse como un viaje sin retorno al planeta rojo confían en que la tecnología avance rápidamente para así algún día reencontrarse con familiares y amigos.

“Debido a que es un programa de colonización es inevitable que con el tiempo alguien procree, y sería increíble ser la primera madre en Marte… estoy segura de que sería un desafío. Nadie ha hecho ninguna investigación en dar a luz en un ambiente de baja gravedad, pero sólo ser capaz de decir que tu bebé será un marciano es muy divertido”, afirma Hannah Earnshaw.

La doctora Alison Rigby de 35 años de edad, técnico de laboratorio de Kent, ha pasado también a la siguiente ronda de selección. “Mi familia es muy unida y solidaria, pero todavía están preocupados por la posibilidad de que no regrese de Marte”, explica. 

Ryan Macdonald (21 años) de Derby es el único varón británico entre los 100 candidatos preseleccionados en la tercera ronda. Es fan de la ciencia ficción y estudiante de física en la Universidad de Oxford. Diseñó una cámara térmica para una futura misión de retorno que traería muestras de la luna de Marte, Fobos.

De sus propósitos al participar en la misión Mars One dijo: “es para buscar evidencia de vida pasada o presente, y también para hablar con niños en las escuelas e inspirarlos para construir la primera civilización en otro planeta”.

Si todo va bien los equipos adicionales se unirían al establecimiento cada dos años, con la intención de que para 2033 existan más de una veintena de personas trabajando en Marte.

Se pretende que una vez instalados en Marte recojan datos, cultiven vegetación que produzca oxígeno y además establezcan las bases para la colonización humana

En la siguiente etapa de la selección, que podría implicar “concursos televisados” para poner a prueba las respuestas de los individuos a situaciones de estrés, la lista actual se reducirá a 40. 

Quienes no fueron seleccionados tendrán la oportunidad de volver a participar en una nueva ronda de solicitudes que abrirá a finales de este año.

Antes de que los seres humanos sean enviados a Marte, la organización holandesa que está detrás del proyecto deberá encontrar fondos para enviar un aterrizador robótico y un satélite de comunicaciones para el planeta. 

Si eso va bien, el próximo paso será enviar los sistemas de soporte de vida que serán transportados en cohetes antes de que los primeros seres humanos caminen en Marte.

El aterrizador robótico y el orbitador están programados para despegar en 2018, seguido de un robot de exploración en 2020 y seis misiones de carga en 2022.  

Con información del Daily Mail.

@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 10:16 del 17 de Febrero de 2015
LEÍDO 2021 veces




COMENTA