Cinco mil recetas de tamales reflejan la riqueza cultural de México


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

En la actualidad existe en México una gran variedad de tamales con diferentes, tamaños, ingredientes, colores, olores, sabores y formas. Las recetas varían de una comunidad a otra y cada región en este país puede presumir su rica variedad de tamales.

Los tamales en tiempos prehispanicos eran considerados un manjar. En la actualidad son utilizados en fiestas patronales para acompañar el mole; para celebrar cumpleaños, bodas, bautizos; para festejar el Día de la Candelaria; como ofrenda a los muertos el 2 de noviembre; y son ideales para desayunar acompañados de un buen atole de maíz. 

Los tamales pueden tener sabor dulce o salado. Son preparados con masa de maíz martajada; rellenos de carnes como pollo, res, cerdo, chivo e incluso pescado; sazonados con salsas de tomate o jitomate. Los tamales se preparan envueltos en hojas de mazorca de maíz, plátano, maguey, aguacate o tlanepa (acuyo o hierba santa); cocidos en agua o al vapor. 

 

Ni para negarlo: a muchos mexicanos nos encantan los tamales. Se pueden encontrar para desayunar en casi todas las calles del país, con la señora de los tamales de la esquina o si vives en el altiplano central mexicano en el famoso carrito de los tamales que a todo volumen grita “hay tamales” y llega hasta las puertas de tu casa. Nunca faltan las recetas secretas de cada familia, ni los tamaleros que le ponen un sazón singular.

Están los clásicos tamales de Salsa Verde, Mole, Rajas y de Dulce con sus pasas. También se han incorporado nuevos sabores como epazote con queso, chocolate, vainilla con crema y el delicioso tamal de chipotle con queso fresco. Pero ahí no acaba la variedad... ¿Qué tal los Jarochos? Y para paladares muy exigentes también se pueden encontrar de elote tierno, pipián y hasta de Huitlacohe.

Nada mejor para acompañar los tamales que un buen atole de maíz ya sea de sabor guayaba, fresa, cajeta o chocolate; aunque muchos prefieren beber arroz con leche o preparar en casa el atole de Maicena. Y nunca está de más la tradicional "guajolota" que consiste en colocar el tamal en una deliciosa torta (de preferencia una de las llamadas "tortas de agua").

Los tamales son deliciosos y muy adictivos según los mexicanos "de a pie" y para uno que otro amante de la comida tradicional mexicana. Porque, hay que decirlo, para disfrutar un tamal necesitas tener la fuerte herencia del México antiguo. Se ha visto que los tamales casi nunca son del agrado de los paladares extranjeros; e incluso para quienes no están acostumbrados a comerlos resulta difícil digerirlos. Sólo tendrás garantizada una buena digestión al comer tamales, si los has consumido desde la infancia

En México se han llegado a contar hasta 5 mil recetas de Tamales. Sólo con los tamales del estado de Oaxaca podríamos comer un Tamal diferente por día sin repetir durante más de un año. Oaxaca tiene tantas recetas como familias tradicionales. De Santiago Pinotepa Nacional en Oaxaca es precisamente la Galería fotográfica que te hemos presentado aquí. Buen provecho, que voy a buscar un exquisito tamal para desayunar.
@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 15:07 del 30 de Enero de 2015
LEÍDO 3074 veces




COMENTA