Los mexicanos de 1868 según el estudio fotográfico de Cruces y Campa


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

El estudio fotográfico Campa y Cruces logró capturar en el México de 1868 las imágenes de hombres, mujeres y niños en una diversidad de ocupaciones. Se conocen como Retratos Fotográficos de Tipos Mexicanos (tipología de oficios, servicios populares y tradicionales de la ciudad de México). 

Estas famosas “tarjetas de visita” nos muestran los rostros de los mexicanos que hace casi un siglo y medio vendían en las calles lo mismo instrumentos musicales, velas, cestas y jaulas; que nieve, gallinas, tripas, enchiladas y diversas artesanías como los “San Judas”.

En la colección destaca La Planchadora (con plancha de carbón) que justamente se encuentra planchando un hermoso encaje. También encontramos al fabricante de sillas, que con sus hábiles manos reparaba y tejía con palma asientos o respaldos.

Antíoco Cruces y Luis Campa hicieron una brillante carrera como fotógrafos en la ciudad de México, entre los años de 1862 y 1877. Su estudio llamado Fotografía Artística estaba situado cerca de la Catedral Metropolitana. Tuvieron mucho éxito en el año de 1872 comercializando miles de tarjetas de visita con el retrato del Presidente Benito Juárez, quien había fallecido en el mes de Julio. 

A sus postales se les conoció popularmente como “Tarjetas de Visita” (nombre derivado del francés carte de visite) y su venta fue muy popular tanto en México como en Europa.

Estos retratos son de aproximadamente 7 cm de alto por 5 cm de ancho, y se pegaban en cartulinas rígidas que medían 10 cm por 6 cm.  Lograron venderse con mucho éxito como una novedad de la época.

Estas nostálgicas fotos nos recuerdan un México en el cual las quisquillosas amas de casa preferían cocinar su propia longaniza, con carne y tripa de la mejor calidad. Así que periódicamente se esperaba a El tripero para preparar la deliciosa longaniza casera.

Otras famosos tomas son El Tlachiquero, quien hasta hoy es el encargado de extraer el aguamiel del Maguey y en aquellos días destrubuía el pulque llevándolo en cueros de chivo hasta la pulquería. Por allá de 1868, el pulque con enchiladas era la comida favorita de algunos de nuestros abuelos en México, Puebla, Tlaxcala e Hidalgo entre otros.

Con todo, la colección no deja de capturar estereotipos fabricados en el estudio. Incluso muchos de los fondos pintados corresponden a un estereotipo. Resulta curioso que para las tarjetas de visita tituladas: el vendedor de velas, el vendedor de nieves y el vendedor de aves haya utilizado modelos con características físicas europeas (piel blanca, barba cerrada, ojos claros) y no personajes reales como en el caso de los vendedores de cestas.

El estudio Cruces y Campa logró reunir diversas colecciones que se encuentran en varias universidades y museos de todo el mundo como el museo de fotografía en la ciudad de México y la Universidad de Tulane en Nueva Orlens entre otras.
@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 00:00 del 16 de Enero de 2015
LEÍDO 4157 veces




COMENTA