Vicente Suárez, el Niño Héroe bautizado en la Parroquia de San José (Puebla)


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

“A la memoria del niño héroe José Vicente de la Soledad Suárez que murió en defensa de la patria en el Castillo de Chapultepec el día 13 de septiembre de 1847 siendo cadete del Heroico Colegio Militar. Puebla de los Ángeles lo vio nacer el día 3 de abril de 1833 y fue bautizado en esta Parroquia del señor San José el día 5 del mismo mes y año siendo sus padres don José Ignacio Suárez y doña María Tomasa Vázquez”. 

Así dice la placa que se encuentra en el lado izquierdo de la fachada de la Parroquia de San José, en la ciudad de Puebla (México). El escritor, periodista, político y diplomático José Tomás de Cuéllar (quien conoció a Vicente) refiere que era “delgado, nervioso y de constitución delicada pero de mirada viva y de ánimo resuelto”.

La Batalla de Chapultepec se libró el 13 de septiembre de 1847 y ocurrió durante la Intervención estadounidense en México que se desarrolló entre 1846 y 1848. El motivo del conflicto fue la pretensión expansionista de los Estados Unidos y el pretexto fueron presuntas violaciones territoriales en la zona de Texas. 

Los estadounidenses penetraron a México por el norte y desembarcaron también en el puerto de Veracruz. El último punto antes de apoderarse de la Ciudad de México era precisamente el Cerro de Chapultepec, donde se encontraba el castillo que no era un baluarte  sino la sede del Colegio Militar

Según los registros militares del Archivo General de la Nación, el Castillo de Chapultepec sólo fue defendido por 400 hombres al mando del coronel tlaxcalteca Felipe Santiago Xicoténcatl. Entre ellos había decenas de cadetes. 

Vicente Suárez solicitó su admisión en el Colegio Militar el 21 de octubre de 1845, cuando tenía doce y medio años de edad. La convicción de su padre (un oficial de caballería) era que en el colegio serían “seguros sus adelantos en todas las materias, para su completa educación, de la que ocurriere también a favor del alto gobierno”. Fue incorporado a la segunda compañía de cadetes.

Días antes de la batalla, el General Mariano Monterde (director del Colegio Militar) pidió a los alumnos que se fueran a sus casas dado que el colegio sería utilizado como fortaleza. Algunos cadetes solicitaron permiso para permanecer acuartelados y así enfrentar a los invasores hasta la muerte.

Grandemente superados en número, los defensores del cerro y el castillo lucharon contra las tropas del general estadounidense Winfield Scott por cerca de dos horas hasta que el general Nicolás Bravo (quien estaba a cargo de la defensa de todo ese punto) ordenó la retirada

Cuando los alumnos intentaban descender por las ventanas del castillo, los invasores irrumpieron en los patios y estancias. Por ser de los más jóvenes, Suárez ya se disponía a abandonar el lugar pero se detuvo a repeler a los primeros estadounidenses que se acercaron. 

La historia describe así el pasaje: “uno de los más niños del colegio, y por su pequeña estatura pertenecía a la segunda compañía, al consumarse el asalto marcó el alto a los enemigos atravesando el estómago de uno de ellos con un formidable golpe de bayoneta y sostuvo con los demás un reñido combate”. 

José Tomás de Cuéllar (quien estuvo en el lugar de los hechos) narró: “Después de haber agotado el parque de mi cartuchera, una detonación sobre mi cabeza me hizo volver la cara: el enemigo estaba a cinco pasos. En ese momento vi correr a Suárez con su pequeño fusil en la mano, al tiempo que el primer estadounidense bajaba la escalera. Suárez subió a su encuentro y con formidable golpe atravesó al enemigo por el estómago”. Después de eso nadie vio morir a Vicente, pero seguramente fue rodeado y acribillado por los invasores.

La Intervención estadounidense en México finalizó con la firma del tratado de Guadalupe Hidalgo, que fue redactado en su totalidad por Estados Unidos y por medio del cual los norteamericanos se apoderaron de Texas, Arizona, California, Nevada, Utah, Nuevo México y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma

México perdió 2 millones de kilómetros cuadrados de territorio. Se sabe que en el actual estado de California residían 7 mil mexicanos y en Nuevo México unos 100 mil, todos de origen español. Los historiadores suponen que existía un elevado número de tribus de los habitantes originales, pero no se conoce la cifra ya que estos nunca se contabilizaban en los censos

La historia oficial de México recuerda y honra a Vicente Suárez y otros 5 jóvenes que perdieron la vida en la Batalla de Chapultepec y que hoy se les recuerda como Niños Héroes. 

En 1947 se halló una fosa común en la ladera del costado sur del cerro de Chapultepec. Fueron encontrados ahí seis cuerpos y aunque no se les hizo ningún estudio forense se identificaron oficialmente como los restos de los seis cadetes muertos en 1847.

El 27 de septiembre de 1952 fue inaugurado el Altar a la Patria al final del antiguo Paseo del Emperador (hoy Paseo de la Reforma), donde se colocaron los restos de los 6 cadetes y del general Felipe Santiago Xicoténcatl. El Altar a la Patria fue diseñado por el arquitecto Enrique Aragón y esculpido en mármol de Carrara por el escultor Ernesto Tamariz (nacido en Acatzingo, Puebla). (@ElAngelopolita)

PUBLICADO: a las 15:23 del 13 de Septiembre de 2014
LEÍDO 38546 veces




COMENTA