El Caso Puebla de 1977: un Ovni visto por miles que 13 años después fue explicado Destacado


Por  Rolando Lino Mina

Valora este artículo
(0 votos)

A las 5:55 de la mañana del 29 de julio de 1977, varios jóvenes se encontraban formados en la explanada del Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. Estaban ahí acompañados por sus familiares para inscribirse al examen de admisión de la Escuela Nacional de Educación Física, cuando observaron en el cielo un fenómeno poco común.

Dos objetos con forma de balón de futbol americano y de aspecto metálico, cruzaron el cielo del Valle de México. Dejaron un rastro de humo, no tenían el aspecto de  aviones y tampoco se trataba de una estrella fugaz. Todos los presentes lo vieron y dan fe de ello.

En otro rumbo de la ciudad, un equipo de filmación se encontraba haciendo tomas para la película Picardía Mexicana. Técnicos y actores habían trabajado toda la noche y esperaban el amanecer para una escena que debía realizarse a esa hora. 

Este grupo también observó los objetos voladores y el director de la cinta (el fallecido actor Abel Salazar) ordenó al camarógrafo que los filmara. La imagen fue captada con un zoom de 250 mm en una película profesional de 35 mm. La actriz Jacqueline Andere estaba presente, y tanto ella como Abel Salazar confirmaron el avistamiento. 

El mismo fenómeno fue visto también en el aeropuerto y en avenidas de la capital mexicana. Prácticamente todo el que estaba despierto a esa hora y levantó la vista, pudo ver el increíble espectáculo. 

En otros estados del país como Tlaxcala y Veracruz también hubo testigos. En Puebla, algunos campesinos de la zona de Libres señalaron que habían visto caer un objeto. El suceso se convirtió en noticia a nivel nacional, y muchos curiosos se trasladaron al lugar de los hechos. Habitantes de la región donde supuestamente habría ocurrido la caída, aseguran que personal del ejército sobrevoló la zona.  

Héctor Chavarría y Pablo Latapí, entonces reporteros de la revista Contactos Extraterrestres, realizaron una ardua investigación y lograron obtener un pequeño trozo de un objeto que cayó esa madrugada. La pieza había sido recuperada por un habitante Jopala, una población de la Sierra Norte de Puebla que se encuentra en el límite con el estado de Veracruz. 

El análisis del material reveló que se trataba de un material poco común, que no se fabricaba entonces en México ni en Estados Unidos. Sólo se hacía en España y servía para hacer resortes. Las condiciones del trozo de metal recuperado confirmaron que había atravesado la atmósfera

Durante los años siguientes, el llamado Caso Puebla se consideró “perfecto”. Fue el primer Objeto Volador no Identificado que se grabó con una cámara profesional; fue visto por miles de testigos y se tenía evidencia física del suceso.

No obstante, 13 años después (en 1990) la verdad fue revelada. Un cambio en la legislación norteamericana permitió que el North American Aerospace Defense Command (Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial) confirmara que el avistamiento fue en realidad el reingreso a la Tierra de una nave soviética TKS no tripulada.

Se trató de la nave Kosmos 929, que fuera lanzada espacio el 17 de julio de 1977. La trayectoria descrita por la agencia norteamericana coincidía con la del objeto descrito por los testigos. El caso fue cerrado y el misterio quedó resuelto. (@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 09:33 del 25 de Febrero de 2015
LEÍDO 13037 veces




COMENTA