Tres niñas huapangueras: Alondras Huastecas de Ciudad Valles


Por  Yazmin Evia y Rolando Lino

Valora este artículo
(0 votos)

Originarias de Ciudad Valles (San Luis Potosí) las hermanas Dana y Rebeca Limón Cordero, así como Diana Laura Hernández Villa; recorren México y diversos países para llevar el ritmo de los sones de la Huasteca Potosina.

Vestidas con el colorido tradicional huasteco, y acompañadas de violines, guitarras, y jaranas logran traer al presente los sonidos que permitían a los abuelos bailar, cantar y enamorar. 

Las tres niñas aprenden de su maestro Don Mario Chávez Solís, descendiente de los habitantes originales de América. Ellas le tienen mucho respeto y cariño a Don Mario, y no dudan en dedicarle poesía y palabras de agradecimiento por sus enseñanzas. Tanto se aprecia la sabiduría de Don Mario en el son huasteco, que se le ha reconocido como “Tesoro Humano Vivo”.

Mi querido Mario Chávez
Hoy te rendimos honor 
Del huapango gran señor
Le pido a dios no te acabes
Por ti vencimos las trabes
Por ti somos huapangueras
Te queremos de deberás
Lo digo en este escenario
Que viva el maestro Mario
Mi maestro....Mario Chávez.

Su maestro reconoció su facilidad para tocar y cantar. Aprendieron muy rápido y eso las animó a crecer como artistas. De ahí viene la duración del Trío: su éxito se debe al apoyo familiar y al afecto que tienen por la música de sus antepasados.

La magia de los sones inspira no sólo zapateados, sino que además sus seguidores con poesía agradecen que el recuerdo no se olvide. Don Tobías dedica estas palabras a las Alondras huastecas.

Cómo todo un desafío
Van escalando peldaños 
A sus poquititos años 
Ya es de admirar, este trío.
Tres almas, un mismo brío,
Simpáticas, dulces, bellas,
Tres luceros, tres estrellas
Canto y voces: trinos, muecas
Claro qué alondras huastecas
¡Cuánto talento hay en ellas! 


Las tres niñas huastecas buscan preservar el huapango tradicional de la Huasteca Potosina a través de los sones, las décimas, las valonas y la trova improvisada. La poesía, las flores, su vestuario, la cultura del respeto, el ritmo de sus sones y su potente voz permite ilustrar un territorio que lucha por no perder la memoria. (@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 20:14 del 25 de Agosto de 2014
LEÍDO 7696 veces




COMENTA